top of page

Inicio/Entradas

Buscar
  • Foto del escritorBlanca López Psicóloga

Respiración profunda: una solución para la ansiedad

Actualizado: 13 abr 2021


Ante la situación que describe este post...¿Cuál podría ser la solución?


Primero, tenemos que saber que la ansiedad puede originar en nosotros respuestas físicas, como por ejemplo: sudoración, palpitaciones...que nos preparan para enfrentarnos a una situación de peligro.

Cuando empleamos la ansiedad como respuesta a un motivo "real", es totalmente adaptativo. Sin embargo, cuando sufrimos ansiedad con sus correspondientes síntomas ante situaciones que realmente no son peligrosas, puede ser perjudicial. Pues bien, si sentimos que la ansiedad nos hace sufrir, podemos emplear algunas herramientas como la respiración profunda para paliarla, ya que, la respiración está relacionada con la actividad fisiológica que produce una reacción de ansiedad.

Cuando nos alarmamos, respiramos más rápido de lo normal, y esto nos perjudica, originando mareos, sensación de ahogo, visión borrosa...Para evitar lo anterior, podemos practicar la respiración controlada o diafragmática. Esta respiración nos va a permitir calmarnos en cualquier tipo de contexto.


Para llevarla a cabo podemos hacer lo siguiente:


1. Adoptar la postura adecuada: se puede hacer de pie, pero es más recomendable estar sentado. Debemos mantener la espalda recta y apoyada en la silla. Ambos pies deben estar completamente apoyados en el suelo. Para relajar la musculatura del cuello podemos inclinar la cabeza hacia adelante. Por último, debemos colocar una mano sobre el vientre y la otra sobre el pecho.


2. Comenzamos con la respiración: primero, toma aire por la nariz profundamente, mientras cuentas hasta tres llenando de aire los pulmones. Para saber si lo estamos haciendo de forma correcta, observa si la mano situada en el vientre se levanta y la del pecho no se mueve, si es así, lo estarás haciendo bien. Segundo, tienes que retener el aire durante 3 segundos y soltar el aire por la boca lentamente, contando de nuevo hasta tres. Por último, hay que repetir el proceso dos o tres veces.


Lo más importante de esta técnica es practicarla para poder familiarizarnos con ella, de esta forma podremos realizar la respiración profunda en cualquier lugar, así recuperaremos la serenidad necesaria para actuar mejor ante una situación complicada.








82 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page